Sin Categoria

Descanso y comodidad en el embarazo

Durante el embarazo van ocurriendo muchos cambios, entre ellos cabe destacar los fisiológicos, físicos, hormonales, anatómicos, psicológicos y emocionales, que sin duda afectan todos los ámbitos de la vida de la mujer en gestación.

Durante el embarazo se produce un aumento de estrógenos, progesterona, prolactina y cortisol que pueden alterar los patrones de sueño y es por esto que en el primer trimestre de embarazo se tienen periodos más cortos en la fase de sueño profundo, la progesterona aumenta el sueño durante el día y se puede evidenciar con mayor somnolencia, principalmente por la acción de la progesterona y la colecistocinina, ambas tienen un efecto sedante y esta sensación de cansancio remite en el segundo trimestre y luego en el tercer trimestre vuelve a aparecer, e incluso las últimas semanas puede aparecer insomnio y si se suman otras molestias durante este periodo, la incomodidad puede aumentar, lo que impide un sueño reparador.

En el segundo trimestre los trastornos del sueño son menos frecuentes, aunque se observa la fragmentación del sueño, es decir, se duerme por periodos porque aumenta la frecuencia para ir al baño y los movimientos del bebe

Al finalizar el embarazo en el tercer trimestre se hace cada vez más difícil dormir por los cambios físicos hormonales y psicológicos aumentan, lo que produce más trastornos del sueño, como son los despertares nocturnos más frecuentes y sueño más ligero y si se le suma la incomodidad de encontrar una buena posición para dormir, debido al aumento del útero, hace que…

Por todo lo anterior la mujer embrazada debiese dormir al menos 8 horas diarias, la evidencia señala que la falta de sueño durante el embarazo, podría tener más riesgo de hipertensión, dolor de cabeza y parto prematuro.

Algunas recomendaciones para que pueda mejorar la calidad del sueño durante el embarazo son:

  1. Descansar siempre que puedas. Se recomiendan las siestas de al menos 15- 30 minutos
  2. Adoptar una alimentación sana y equilibrada
  3. Evitar colchones muy duros o muy blandos, almohada ideal que la cabeza quede a la altura del cuerpo
  4. Masajes suaves
  5. Evitar estrés
  6. Es importante es estar más relajada, no hacer grandes esfuerzos e incluso se pueden solicitar cambios en las actividades laborales para evitar riesgos, turnos y procurar no tener estrés
  7. Posición sentada con las piernas en alto, puedes ayudarte de almohadas o cojines para lograr mejores y más cómodas posturas
  8. Se sugiere actividades como el Yoga que logra un estado de relajación y actividad ideal que combina ejercicios de respiración
  9. En el tercer trimestre es recomendable que duerma de lado, de preferencia de lado izquierdo, para no comprimir la vena cava y llegue más irrigación aumentando el flujo sanguíneo hacia la placenta. Se sugiere colocar las rodillas dobladas y una almohada entre las piernas. Evitar la posición boca arriba, porque puede producir mareos o falta de oxígeno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.